Descripción

La Eficiencia Energética es el modo más rápido, económico y limpio de reducir nuestro consumo energético y reducir así las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

El ahorro energético implica no sólo la reducción del consumo, sino también la reducción de emisiones que afectan al medio ambiente.

 

De todos los costos operativos, el energético es el más fácil de controlar, pero para su reducción es indispensable un control continuo, una gestión adecuada de la información y una asesoría energética efectiva.

 

Nuestro objetivo, es ayudar a Instituciones Públicas y Privadas y a particulares, a diseñar e implantar planes de Ahorro y Eficiencia Energética.

 

Nuestros Técnicos analizan la eficiencia energética de las viviendas o industrias y proponen las posibles mejoras. Dichas medidas, que llevarán normalmente aparejadas una inversión, producirán unos ahorros en términos de consumo energético y por tanto económico y medioambiental. El cálculo de la rentabilidad en parámetros económicos habituales (TIR, VAN) y los ahorros diferidos en captura de emisiones de CO2, nos ayudará a la toma de decisión en las potenciales inversiones.

 

Solar Innova ofrece un servicio total, para facilitarle a nuestro cliente un ahorro económico, consumiendo menos energía y contribuyendo así a mejorar el medio ambiente.

 

Auditorías Energéticas

Una auditoría energética se puede definir como un estudio sistemático de todos los factores, tanto técnicos como económicos, que afectan de manera directa o indirecta al consumo de las diferentes energías necesarias para satisfacer los requisitos de habitabilidad y bienestar de un edificio.

 

El objetivo de la auditoría energética es proponer una serie de mejoras o reformas encaminadas a un uso más eficiente y racional de la energía. Estas mejoras no deben suponer una disminuación en la calidad de los servicios prestados ni afectar a la habitabilidad del edificio, pudiendo incluso aportar mejoras significativas en estos aspectos.

 

De acuerdo a su alcance una auditoría energética puede ser parcial, cuando abarca sólo parte de las instalaciones, o total, estudiándose el edificio de manera integral.

 

Como hemos indicado la auditoría energética se trata de un estudio sistemático por lo que se pueden definir una serie de fases diferenciadas que a continuación indicamos:

 

Fase 1. Recopilación de información y análisis preliminar

En esta fase debe establecerse una persona de contacto que represente a la propiedad del edificio a auditar. Esta persona será la encargada de aportar la información requerida y poner en contacto al auditor con el personal involucrado: administración, mantenimiento, técnicos o propietarios del edificio.

 

El auditor solicitará inicialmente la siguiente información:

  • Datos generales del edificio: propiedad del edificio, persona de contacto, situación, uso del edificio, horarios de funcionamiento, condiciones de uso y reseña de zonas especiales con tratamiento diferente a la generalidad del edificio.

  • Datos documentados de construcción: fecha de construcción, memoria constructiva, planos de arquitectura y planos o esquemas de principio de las instalaciones del edificio.

  • Datos documentados de consumos energéticos: se deben solicitar las facturas de consumos con la mayor retroactividad posible.

  • Datos documentados relativos al consumo de agua: tipos de consumo y datos relativos a los consumos mensuales.

Fase 2. Toma de datos. Contabilización de consumos

En primer lugar el auditor debe identificar el conjunto de aspectos que deben ser registrados o contabilizados en futuras visitas. Deberá también tomar datos sobre la orientación del edificio y la influencia de otras edificaciones circundantes y su entorno.

 

Después de esta primera visita se debe elaborar el plan de trabajo, este plan le permitirá la recopilación de toda la información necesaria en el número mínimo de visitas. Esta planificación se entregará al representante de la propiedad con el fin de coordinar las posteriores visitas.

 

Se confeccionarán también los cuestionarios de toma de datos in situ para la recopilación de todos los datos físicos adaptados al edificio/s a auditar. La planificación de medidas in situ debe de realizarse, en la medida de lo posible, de manera que se pueda obtener la máxima información sobre los rendimientos medios y prestaciones de los equipos integrantes de todas las instalaciones evaluadas.

 

Los datos físicos pueden ser registrados mediante lectura de los contadores ya instalados o requerir la instrumentación de la instalación mediante equipos de medida. Este aspecto debe ser registrado en los formularios de toma de datos.

Fase 3. Estudio y análisis. Simulación

Se procederán a calcular para cada instalación y, en la medida de lo posible, para cada equipo los valores totales, medios, rendimientos, ratios, evoluciones temporales de los parámetros medidos.

 

El objetivo primordial de esta fase es el de identificar los grandes focos consumidores de energía mediante la comparación de los rendimientos, potencias y energías útiles con sus valores nominales.

 

Finalizada esta fase se dispone de un prediagnóstico de la situación actual del edificio que permite comparar los resultados obtenidos con los valores del modelo de diseño obteniendo conclusiones sobre la necesidad de introducir mejoras que reduzcan el consumo energético del edificio.

Fase 4. Introducción de mejoras

A la hora de mejorar la eficiencia energética del edificio se puede optar por las siguientes líneas de actuación:

  • Mejorar los contratos con los suministradores de servicios energéticos.

  • Actuaciones sobre la envolvente térmica del edificio: mejoras del aislamiento térmico de fachadas, cubiertas y huecos, reducción de puentes térmicos, etc.

  • Instalaciones térmicas de calefacción y producción de agua caliente sanitaria: sustitución de generadores, mejoras del aislamiento térmico de las tuberías, empleo de fuentes de energía renovables.

  • Instalaciones de climatización: sustitución de equipos, aprovechamiento de energías residuales de otros procesos.

  • Instalación de alumbrado: estudiar el mejor aprovechamiento de la luz natural, sustitución de luminarias por otras de mejor rendimiento, empleo de detectores de presencia, regulación del nivel de iluminación en función del nivel de iluminación natural, etc.

  • Instalación de equipos de regulación y control

  • Aprovechamiento de las fuentes renovables de energía.

 

Una vez elegida la estrategia de actuación se deben recalcular los balances energéticos con el fin de valorar el grado de mejora en la eficiencia energética del edificio.

Fase 5. Evaluación económica

Cuando las propuestas de mejora requieran una inversión deben ir acompañadas de un estudio de viabilidad económica con el fin de valorar los tiempos de retorno de las inversiones a realizar

 

En muchos casos los recursos económicos serán limitados por lo que es necesario elegir las propuestas de mejora que aporten una mayor rentabilidad.

Certificación de Edificiencia Energética de Edificios

El fomento de la eficiencia energética en los edificios es una parte importante del conjunto de medidas necesarias para alcanzar los objetivos marcados por el Protocolo de Kyoto. No en vano, en torno al 20% de la energía final que se consume procede de los edificios.

 

La Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios, establece la obligación de poner a disposición de los compradores o de los inquilinos de un edificio un Certificado de Eficiencia Energética. Este certificado debe incluir valoraciones comparativas con el fin de que los consumidores pueden comparar y evaluar la eficiencia energética del edificio.

 

El Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación energética de edificios de nueva construcción, establece el procedimiento básico que debe cumplir la metodología de cálculo de la calificación de eficiencia energética del edificio, con el que se inicia el proceso de certificación. En este Real Decreto se aprueba un distintivo común para todo el territorio nacional, denominado etiqueta de eficiencia energética. Se establece también la obligación de la exhibición de este distintivo de forma destacada, en los edificios ocupados por autoridades públicas o instituciones que presten servicios públicos a un número importante de personas.

 

La certificación de eficiencia energética es, según establece el Real Decreto, el proceso por el que se verifica la conformidad de la calificación de eficiencia energética obtenida por el proyecto del edificio, y por el edificio terminado, y que conduce a la expedición de un certificado de eficiencia energética del proyecto y otro del edificio terminado.

 

También se crea una comisión asesora con el fin de velar por el mantenimiento y actualización del procedimiento básico de certificación.

 

En este Real Decreto 47/2007, también se concreta un régimen sancionador, de acuerdo con lo previsto en la legislación vigente en materia de protección de consumidores y usuarios.

 

El certificado se emitirá tanto en el momento de ser proyectada la edificación como después de ser construida.

 

El primer paso para obtener la certificación energética ha de darlo el proyectista. Mediante un programa informático, simulará el comportamiento energético del edificio durante todo el año en unas condiciones de uso determinadas. Tendrá en cuenta los factores que más influyen en el consumo: condiciones meteorológicas, la envolvente del edificio, su orientación o las características de las instalaciones de calefacción, agua caliente sanitaria o iluminación. En función del resultado se le asignará una clase de eficiencia energética.

 

Una vez construido el edificio, se comprobará si la calificación energética obtenida en la fase de proyecto coincide con la del edificio terminado. Con este objetivo, las comunidades autónomas establecerán el alcance y las características de los controles externos que se deban realizar sobre el edificio, a fin de garantizar la veracidad de esta certificación.

 

El certificado de eficiencia energética de un proyecto supone la conformidad de la información contenida en el mismo, con la calificación de eficiencia energética obtenida y con el proyecto de ejecución del edificio. Este certificado será suscrito por el proyectista del edificio o de la parte correspondiente a las instalaciones térmicas, y quedará incorporado al proyecto de ejecución.

 

Por último, el certificado de eficiencia energética del inmueble construido se incorporará oficialmente al Libro del Edificio.

 

Órgano competente

El órgano competente para el seguimiento de la certificación de la eficiencia energética de edificios será el asignado en su caso por la legislación en cada Comunidad Autónoma.

 

El órgano competente llevará a cabo las actividades encomendadas relativas a trámite y registro de la certificación, así como seguimiento de los expedientes y relación con los agentes de la edificación intervinientes, promotor, proyectista, director de obra y director de ejecución de obra, entidad de control, así como cuantas actividades fueran necesarias para el cumplimiento de sus fines.

 

El órgano competente de cada Comunidad Autónoma tendrá la potestad de llevar a cabo un control externo de la calificación energética de los edificios, que podrá realizar la Administración por sí misma o mediante la colaboración de agentes autorizados para este fin (organismos o entidades de control acreditadas en el ámbito reglamentario de la edificación y sus instalaciones térmicas o técnicos independientes cualificados conforme al procedimiento que oportunamente se establezca por las autonomías). Así, cuando la calificación resultante de este control externo sea diferente a la obtenida inicialmente, se le comunica al promotor o propietario, estableciéndose un plazo para su subsanación o modificación.

 

De la misma forma, este órgano competente podrá realizar cuantas inspecciones considere necesarias para la comprobación y vigilancia del cumplimiento de la certificación de eficiencia energética.

 

Los costes del proceso de inspección de la certificación serán sufragados de acuerdo con el procedimiento que legalmente se establezca.

Documentos reconocidos para la certificación de eficiencia energética

Para facilicitar el procedimiento básico para la obtención tanto de la calificación como de la certificación de eficiencia energética, se crean los llamados Documentos Reconocidos para la certificación de eficiencia energética.

 

Estos documentos incluyen programas informáticos, especificaciones y guías técnicas o cualquier otro documento que facilite la obtención de la certificación, exceptuando los productos o sistemas particulares o bajo patente.

Registro de Certificación de Eficiencia Energética de Edificios

Se crea el Registro de Certificación de Eficiencia Energética de Edificios en el que se inscribirán el Certificado de Eficiencia Energética del Proyecto, el Certificado de Eficiencia Energética del Edificio Terminado, así como las actualizaciones de los referidos certificados que se produzcan. Este registro tendrá carácter público e informativo.

Agentes responsables

Serán responsables del cumplimiento de las obligaciones en este Decreto:

  • Los promotores de las edificaciones respecto del cumplimiento de las obligaciones exigibles a las promociones, sin perjuicio de las responsabilidades que contraigan el proyectista, la dirección facultativa de la obra, así como las empresas y personas que intervengan en el proceso edificatorio.

  • Los titulares de los edificios respecto del cumplimiento de las obligaciones exigibles a los edificios terminados: obligación de exhibir la etiqueta de eficiencia energética, cuando proceda, transmisión del certificado en la venta y alquiler del inmueble, renovación del certificado y demás obligaciones según se recoge en este Decreto.

Obligatoriedad

Según el Real Decreto 47/2007, es de aplicación obligatoria en:

  • Edificios de nueva construcción.

  • Las modificaciones, reformas o rehabilitaciones de edificios existentes, con una superficie útil superior a 1000 metros cuadrados donde se renueve más de un 25% de sus cerramientos.

  • Edificios industriales y agrícolas destinados a talleres, procesos industriales y agrícolas no residenciales.

  • Edificios aislados con una superficie útil inferior a 50 metros cuadrados.

  • Edificios de sencillez técnica y escasa entidad constructiva que no tengan carácter residencial o público, se desarrollen en una sola planta y no afecten a la seguridad de las personas.

 

Según el Real Decreto 47/2007, no es de aplicación obligatoria en:

  • Edificaciones que por sus características de utilización permanezcan abiertas.

  • Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico, cuando el cumplimiento de tales exigencias pudiera alterar su carácter o aspecto.

  • Edificios que sean utilizados como lugares de culto o para actividades religiosas. Construcciones provisionales con un plazo de utilización inferior a dos años.

El Real Decreto no afectará, por el momento, a los edificios existentes, como tampoco afectará a aquellos edificios que a su entrada en vigor, estén en construcción o con licencia de obras ya solicitada, y no incidirá en proyectos supervisados y aprobados por las administraciones públicas competentes, o visados por colegios profesionales antes de la fecha de entrada en vigor, siempre que soliciten la licencia legalmente exigible en el plazo de un año a partir de esa fecha.

Validez, renovación y actualización del Certificación de Eficiencia Energética

  • El Certificado de Eficiencia Energética tendrá una validez máxima de 10 años.

  • El órgano competente para el seguimiento de la certificación de la eficiencia energética de edificios establecerá las condiciones específicas para proceder a su renovación o actualización.

  • El propietario del edificio es el responsable de la renovación o actualización del Certificado de Eficiencia Energética. El propietario procederá a su actualización cuando considere que existen variaciones en aspectos del edificio que puedan modificar el Certificado de Eficiencia Energética.

Etiquetado

Existen 7 etiquetas energéticas desde la letra A hasta la letra G (siendo la letra A la que demuestre mejor eficiencia y la letra G la peor eficiencia).

 

Las etiquetas se expresan en cantidad de emisiones anuales de CO2 equivalentes por metro cuadrado de superficie útil de vivienda (KgCO2/m2). Reflejan la cantidad de energía primaria (gas natural, gasoleo, energía eléctrica, etc.) que va a consumir la vivienda en calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria en una zona climática determinada.

 

La etiqueta energética de un edificio se determina según una serie de consideraciones:

  • Zona climática que define las condiciones exteriores del edificio.

  • Orientación del edificio: Una vivienda bien orientada en la dirección "Norte-Sur" y con una buena superficie acristalada en la fachada "Sur" se aprovecha de forma gratuita de la radiación solar en invierno, reduciendo entonces su consumo de calefacción.

  • Métodos constructivos utilizados (Composición de los cerramientos, espesor del aislamiento, inercia térmica interior, tipo de vidrio de las ventanas,...) permiten evaluar las pérdidas térmicas a través de los cerramientos y definir la demanda "bruta" de energía que necesita el edificio.

  • Eficiencia de los equipos utilizados para ACS, calefacción y refrigeración: el rendimiento de los equipos elegidos (calderas, bombas de calor, fan-coils, multisplit,...) y el tipo de combustible usado (energía eléctrica, gas natural, gasoleo, biomasa, energía solar,...) define el grado de eficiencia que tiene el sistema para abastecer la demanda energética del edificio.

  • Contribución solar obligatoria para la demanda de agua caliente sanitaria (ACS), según CTE (Código Técnico de la Edificación) de 2006, que permite reducir el consumo de ACS desde 30% hasta 70% y mejorar la etiqueta energética.

 

El certificado de eficiencia energética del proyecto y del edificio terminado comparten unos contenidos mínimos, según fija la norma, consistentes en:

  • Identificación del edificio.

  • Normativa energética que le es de aplicación en el momento de su construcción.

  • Opción elegida (general o simplificada y, en su caso, qué programa informático se ha utilizado) para obtener la calificación energética.

  • Características energéticas del edificio (envolvente térmica, instalaciones, condiciones normales de funcionamiento y ocupación, y demás datos utilizados para obtener la calificación).

  • Calificación de eficiencia energética del edificio mediante la etiqueta que figura en el Anexo II del Real Decreto.

 

Edificios nZEB

El término nZEB es un acrónimo del inglés "nearly Zero Energy Building" o "Zero Net Energy Buildings", que puede traducirse como "edificios de consumo de energía casi nulo" y hace referencia a los edificios que cumplen con un nivel de eficiencia energética muy alto y un consumo de energía casi nulo, o muy bajo, que deberá de proceder en su mayoría de fuentes renovables, producida in situ o en el entorno.

 

El 40% de la energía consumida en la Unión Europa corresponde a los edificios. Su disminución constituye una prioridad en el objetivo de reducir esta dependencia energética. Con este fin, se publica la Directiva Europea 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios, según la cual, todos los estados miembros deberán tomar medidas para que a partir del año 2020 todos los edificios de nueva planta sean de consumo energético casi nulo (año 2018 para edificios públicos). El coste energético de un edificio no es solamente el de su construcción debemos considerar el de su demanda de energía y mantenimiento durante toda su vida útil.

 

Construir hoy sin criterios de ahorro de energía es una mala inversión, es una lamentable “hipoteca energética”.

 

Criterios de Solar Innova aplicables a edificios nZEB o de edificios de consumo energético casi nulo:

  • Diseño arquitectónico considerando las condiciones climáticas y particularidades locales del entorno ambiental: luz solar, orientación, análisis de sombreamientos y soleamientos, brisas predominantes, topografía del entorno, vegetación, humedad, etc) o criterios de Arquitectura bioclimática.

  • Envolvente inteligente aplicable a fachadas, cubiertas y soleras aprovechando las fuentes y sumideros medioambientales: ganancias energéticas y protección solar, construcción pasiva, inercia térmica, atemperamiento del aire exterior, vidrios de baja emisividad, fachada ventilada, cubierta verde, etc. o criterios de Arquitectura pasiva.

  • Instalaciones y equipos de alta eficiencia y alto rendimiento medio estacional: calidad del aire interior, ventilación mecánica con recuperador de calor, elementos pasivos para calefacción y refrigeración, ventilación cruzada, electrodomésticos mas eficientes, etc.

  • Apoyados por energías renovables: solar, térmica, etc. Para conseguir con un consumo mínimo de energía convencional mantener constante las condiciones de confort requeridas o criterios de Arquitectura sostenible.

  • Alta calidad constructiva acorde a las exigencias requeridas considerando cualidades como superaislamiento, hermeticidad, control riguroso de puentes térmicos e infiltraciones de aire, ventanas y vidrios de altas prestaciones, rigor en la ejecución de obra, etc. desarrollando la construcción con Empresas constructoras especializadas.

  • Solución integral de domótica adaptada a las necesidades de la vivienda para optimizar los consumos: automatización y monitorización, control de todas instalaciones, detectores de presencia, lámparas de bajo consumo y led, acceso remoto, etc y de todos los sistemas de consumo desarrollando la instalación con Empresas instaladoras especializadas.

 

Solar Innova le ofrece las siguientes opciones entorno al nZEB o "nearly Zero-Energy Buildings":

  • Proyectos de ejecución nZEB o de edificios de consumo energético casi nulo.

  • Direcciones de obra con criterios nZEB o de edificios de consumo energético casi nulo.

  • Certificaciones nZEB o de edificios de consumo energético casi nulo.

  • Llave en mano para actuaciones de rehabilitación nZEB o de edificios de consumo energético casi nulo.

Reducción Huella de Carbono

Reducción de la huella de carbono de entidades, eventos y productos

El cambio climático se ha convertido en una preocupación de primer orden para todos. Las políticas ambientales a nivel internacional promueven una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente de CO2. Las medidas propuestas implican a toda la sociedad y principalmente a la industria de diversos sectores, entre ellos el agroalimentario.

 

Es sabido que la acción de las emisiones de gases de efecto invernadero contribuye a aumentar el calentamiento global lo que está provocando grandes desajustes ambientales como la disminución de los glaciares y cambios meteorológicos que influyen en las actividades humanas y en los ecosistemas.

¿ Qué es la huella del carbono ?

Es una medida que nace para concienciar a la sociedad, tanto organizaciones como consumidores, de la importancia de llevar a cabo nuestras actividades de forma sostenible y responsable. La huella de carbono cuantifica la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en todas las etapas del ciclo de vida de un producto, de un servicio o de una organización, calculadas en forma de CO2 equivalente.

 

La estimación de este parámetro abarca toda la cadena de valor de un producto, desde la extracción de las materias primas hasta la valorización de los residuos. La metodología considera las fuentes de emisión de GEI, cuantifica las emisiones y propone medidas de reducción de las mismas.

 

El conocimiento que proporciona la huella de carbono, permite a las organizaciones orientar sus políticas de reducción de emisiones, llevar a cabo iniciativas de ahorro de costos y conocer sus puntos de riesgo para reorientar sus actividades a que sean más sostenibles y orientadas a un mercado que ya demanda este tipo de actuaciones.

Experiencia Solar Innova

En Solar Innova tenemos experiencia en el cálculo de la huella de carbono y en proponer medidas para reducir el impacto ambiental de los productos y organizaciones. Consideramos que el primer paso para reducir las emisiones a la atmósfera y definir una estrategia empresarial, es cuantificar su valor. En este sentido, ofrecemos servicios integrales considerando tanto a los operadores alimentarios de manera individual, como a la totalidad de la cadena alimentaria.

 

Nuestro Know-How nos permite ayudarle en el cálculo de indicadores de sostenibilidad, el análisis del ciclo de vida de los alimentos, así como el asesoramiento sobre las medidas específicas para la reducción de las emisiones (mejores tecnologías para el sector agroalimentario, etc.), medidas de compensación de las emisiones, asesoramiento en el diseño de envases más sostenibles y su gestión, comunicación y sensibilización de los consumidores.

 

Todo esto puede ayudarle a mejorar su estrategia empresarial de incremento de la sostenibilidad de sus productos y servicios.

 

Alcanzar los objetivos de reducción de emisiones para lograr estabilizar el aumento de la temperatura del planeta en no más de 2º C es responsabilidad de todos desde los ciudadanos en su vida cotidiana como de las entidades y administraciones públicas. La reducción de emisiones no solo supone un beneficio para el clima sino que, tras la inversión inicial supone un ahorro de costes.

 

Solar Innova ofrece:

  • Asistencia en la elaboración de Planes de Reducción de las emisiones de CO2 en las diferentes áreas de actividad de una empresa/entidad (gestión, producción ciclo de vida de sus productos, aprovisionamientos, servicios, eventos, etc.) ofreciendo un abanico de medidas priorizadas según su potencial de reducción, el plazo de implementación requerido, su coste y los actores involucrados.

Skype-Call Skype-Add Skype-Chat Skype-Profile Skype-Voice  Skype-File