Descripción

El alumbrado público mediante farolas solares se ha desarrollado como una de las grandes aplicaciones de la energía fotovoltaica.

 

Disponemos de equipos diseñados específicamente para esta aplicación, capaces de iluminar lugares aislados de la red eléctrica con unos costes de mantenimiento muy reducidos.

 

Todas nuestras luminarias de exterior están basadas en leds de alto rendimiento, e incorporan nuestro sistema exclusivo de control digital que permite el control de las funciones de la luminaria (óptica, temperatura, etc.) y aseguran su vida útil, además de un sistema óptico modular desarrollado para ofrecer soluciones fotométricas virtualmente exclusivas para cada cliente.

 

Cada vez es más habitual ver en carreteras, calles y jardines farolas alimentadas por energía solar. Estos dispositivos, que permiten emplear la energía solar para iluminar las calles, ya forman parte de nuestro paisaje urbano.

 

Nuestras farolas solares fotovoltaicas están diseñadas como una solución para los sistemas de alumbrado exterior para el sector público y privado, existen una serie de ventajas frente al alumbrado convencional:

Económicas

Ahorro significativo en costes de instalación y en tiempo. El alumbrado convencional conlleva una serie de costes como obra civil, cajas de registro, canalizaciones, cables de cobre, cuadros de maniobra, transformadores, licencias, contadores, contratos con compañías eléctricas, etc. Con la farola solar urbana, únicamente se necesita habilitar una base de hormigón como cualquier farola convencional.

Mantenimiento

Los costes de mantenimiento para luminarias convencionales representan un porcentaje elevado en cuanto a la instalación, ya que tienen que retirarse las lámparas y balastos con una vida útil muy limitada. La incorporación de la tecnología LED más avanzada permiten una vida útil de la luminaria superior a 11 años, con lo que el ahorro de energía traducido en términos cuantitativos es muy elevado. El diseño e ingeniería de nuestra farola proporciona una vida útil superior a 25 años con lo que obviamente, el sistema se amortiza de forma autónoma. En el ámbito ecológico debemos destacar los siguientes aspectos:

  • Con la instalación de nuestras farolas contribuimos al uso y la explotación de una fuente de energía limpia y renovable y un factor muy importante en cuánto a nuestro entorno, reducimos las emisiones de CO2.

  • Disminuimos la contaminación lumínica, ya que no emitimos luz en dirección al cielo.

Funcionamiento

Durante las horas de luz el sistema capta energía solar y la almacena en forma de energía eléctrica. Al anochecer, el sistema enciende automáticamente la luminaria LED de forma progresiva, dependiendo de la luz exterior, utilizando la energía almacenada en las baterías, proporcionando la luz necesaria al espacio a iluminar. Al amanecer, el módulo LED se desactiva automáticamente comenzando un nuevo ciclo.

 

 Componentes

Solar Innova solamente utiliza materiales de última generación para fabricar sus farolas solares fotovoltaicas:

 

Módulos solares fotovoltaicos

Son los elementos encargados de captar la energía del sol y transformarla en electricidad.

 

Suelen ser claramente identificables por su posición destacada. Normalmente se colocan en lo alto de la estructura para así lograr una mayor captación de la energía solar. Los paneles deben estar siempre orientados hacia el ecuador terrestre y con la inclinación adecuada en función de la latitud (existiendo en este sentido varios criterios, siendo uno de ellos el consistente en inclinarlo el mismo numero de grados de la latitud + 5).

 

Los paneles solares son del todo similares a los empleados para otras aplicaciones fotovoltaicas, solo que adaptados en tamaño.

Luminarias

Elementos que transforman la energía almacenada en la batería en luz. En todos estos componentes se emplean luminarias de leds eficientes para aprovechar al máximo la energía captada, descartándose totalmente las bombillas incandescentes por ser grandes derrochadoras de energía.

Baterías

Elemento encargado de almacenar la energía captada por los paneles durante el día para emplearla en la noche en el encendido de las luminarias.

 

Aquí rigen los mismos principios que en el resto de las instalaciones de energía solar fotovoltaica, necesitándose baterías recargables que toleren una gran profundidad de descarga.

 

En las farolas, la ubicación de este componente depende del fabricante. Algunos la sitúan en una zona alta, bajo el panel o bajo la luminaria. De esta manera se reduce los posibles riesgos de su manipulación indebida. Esta colocación sin embargo también dificulta las operaciones de cambio y mantenimiento.

 

Otros fabricantes optan en cambio por colocarla en la parte baja donde es mas fácil manipularla para realizar reparaciones o reemplazos, sin embargo está más expuesta a que personas indebidas tengan acceso a ella.

 

La elección de uno u otro tipo depende de la finalidad y la función del área donde se vayan a colocar. En cualquier caso al funcionar estos componentes con una baja tensión de 12 voltios, el riesgo de accidentes graves es muy reducido.

Electrónica

La farola utiliza un sistema de regulación y control que se encuentra en una caja estanca que garantiza su funcionamiento en ambientes húmedos y/o corrosivos. Este controlador ha sido diseñado especialmente para la gestión de luminarias autónomas en instalaciones fotovoltaicas.

 

Optimiza y racionaliza la utilización de la energía almacenada.

 

Se emplean para automatizar el encendido y el apagado de las luminarias evitando un gasto innecesario de luz consiguiendo además que se alargue la vida de los componentes.

 

Esta regulación se consigue de dos maneras:

  • Por medio de dispositivos programables que encienden y apagan las luminarias en función de la información introducida sobre las horas de salida y puesta del Sol cada día del año del lugar donde se va a colocar.

  • Por medio de una pequeña célula fotoeléctrica que detecta el nivel de luminosidad natural ambiental. Cuando la célula detecta poca intensidad lumínica exterior (noche), enciende las luminarias, cuando la intensidad lumínica es alta (día), las apaga.

Cuando tras varios días nublados no se haya podido recargar la batería adecuadamente y esta se encuentre a un nivel de carga muy bajo existe un sistema que impide que las luminarias se enciendan para evitar que la descarga de la batería continúe. Una excesiva descarga en la batería puede provocar que esta quede incapaz de recargarse y por lo tanto inservible. Este sistema asegura asimismo que en el momento en que vuelva a haber suficiente Sol para recargar la batería el ciclo se restituya normalmente.

  • El ciclo de carga tiene cuatro etapas: carga profunda, ecualización, absorción y flotación; de esta forma se garantiza la mayor vida útil de las baterías.

  • Interruptor crepuscular que permite temporizar el encendido y apagado de la lámpara al anochecer y antes del amanecer.

  • Dispone de funciones de Test que facilitan las operaciones de mantenimiento.

Caja

Cajón metálico galvanizado con recubrimiento de plástico pulverizado para contener la electrónica de gestión y la batería.

Báculo

Tiene forma tubular, está fabricado con acero galvanizado en caliente y termolacado, según norma UNE 37.501-71, para evitar deterioros por agentes atmosféricos, y calculado para soportar el resto de elementos que conforman la farola y las cargas del viento.

 

Soporta el brazo de la luminaria y la estructura de sujeción del módulo fotovoltaico.

 Descargas

Catálogo

Skype-Call Skype-Add Skype-Chat Skype-Profile Skype-Voice  Skype-File