Cambio Climático

El cambio climático y el calentamiento global constituyen el pasivo del balance de la era industrial. Durante los últimos siglos, y especialmente en el siglo XX, la creciente necesidad de energía derivada del modelo de vida industrial ha provocado que los seres humanos hayamos quemado grandes cantidades de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural).

 

Este gasto energético se ha acumulado en la atmósfera y ha comenzado a tener efectos adversos sobre el clima del planeta y sobre el funcionamiento de sus diversos ecosistemas. El calentamiento de la tierra es la principal consecuencia de la progresiva acumulación en la atmósfera de gases originados por la acción humana (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) que impiden que el calor se escape del planeta, provocando el denominado efecto invernadero. El informe Global Warming: The Complete Briefing, de J. Houghton, atribuye al dióxido de carbono el 70% de la responsabilidad del calentamiento global, mientras que otorga el 24% de responsabilidad al metano y el 6%, al óxido nitroso.

 

 Reducción de Emisiones

Gran parte de la quema de combustibles fósiles se ha destinado a la generación de energía eléctrica. Durante los últimos 50 años el consumo mundial de energía eléctrica ha aumentado progresivamente a un ritmo medio anual del 5%, pasando de menos de 1.000 TWh en el año 1950 a 19.000 TWh en el ejercicio de 2009, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

 

De mantenerse estos índices de crecimiento del consumo eléctrico, la AIE estima que en el año 2030 el gasto eléctrico mundial será de 28.930 TWh y será responsable de la emisión de 17.824 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que provocará un incremento de la temperatura terrestre de seis grados centígrados. La repercusión que este calentamiento tendrá en la bioquímica de la Tierra puede acarrear graves consecuencias, no sólo en materia medioambiental, sino también social y económica.

 

Por ello, la Agencia Internacional de la Energía ha establecido en su informe anual World Energy Outlook 2009 un escenario energético denominado “Escenario 450”, en el que apunta que, para frenar el avance del cambio climático, es necesario limitar la concentración de gases de efecto invernadero a 450 partes por millón de CO2 equivalente, de manera que se limite el aumento de la temperatura media del planeta a dos grados centígrados.

 

Para poder alcanzar esta reducción de emisiones de CO2 planteada en el “Escenario 450”, la AIE considera necesario que se produzca una evolución en la producción de energía primaria de forma que las energías renovables distintas de la hidroeléctrica y la biomasa, entre las que se encuentra la solar fotovoltaica, experimenten un crecimiento del 873% en el período comprendido entre los años 2007 y 2030.

 

En el caso concreto de la energía solar fotovoltaica, la AIE apunta que los objetivos de producción eléctrica con esta tecnología deberán alcanzar los 525 TWh en el horizonte del año 2030. Para lograrlo, resulta imprescindible que se instalen cerca de 400 GWp adicionales de centrales fotovoltaicas hasta esa fecha con una inversión prevista de $4,700 bn.

 

Solar Innova, en su afán por aprovechar al máximo un recurso inocuo e inagotable como el sol, y tratando de ocasionar el menor impacto posible sobre el medio ambiente, pretende contribuir de forma relevante a la lucha contra el cambio climático desarrollando su actividad de generación de electricidad limpia por medios fotovoltaicos.

Skype-Call Skype-Add Skype-Chat Skype-Profile Skype-Voice  Skype-File